Los mejores antibióticos naturales

En este artículo vamos a hablaros de los mejores antibióticos naturales pero también de cómo se comportan los antibióticos químicos en nuestro organismo.

Antes de leer este artículo queremos dejar claro que no estamos rechazando el uso de antibióticos químicos para ciertos casos excepcionales pero sí para cada vez que enfermamos. Existen maravillosos antibióticos naturales que nos pueden ayudar igualmente a combatir la mayoría de problemas de salud.

Los antibióticos químicos

Los antibióticos químicos revolucionaron la medicina moderna Te has preguntado ¿cuanto tiempo llevan entre nosotros, como afectan a nuestros órganos o porque cada vez producen más resistencia a los patógenos?.

Estos llevan entre nosotros a penas 100 años, entonces ¿que se ha usado durante toda la vida para combatir las enfermedades? pues obviamente plantas e ungüentos naturales.

Cuando introducimos un antibiótico en nuestro organismo comienza a destruir los patógenos pero en su camino no sólo se lleva por medio a estos seres sino acaba dañando muchas más cosas de las que tenemos conocimiento.

¿Que puede producir un antibiótico químico?

  1. Daños gástricos. Por eso suelen recetar protectores estomacales y recomiendan no ingerirlos con el estómago vacío.
  2. Deteriorar el correcto funcionamiento del sistema inmune. A esto es a lo que los médicos llaman resistencia vírica, que no es ni más ni menos que impedir que el sistema inmune se encargue de hacer su trabajo dando por resultado una adaptación del patógeno al medicamento.
  3. Ataque masivo a bacterias beneficiosas. La mayoría de los fármacos antibióticos no discriminan entre bacterias “buenas” y “malas”. Las bacterias “buenas” son importantísimas para un buen funcionamiento de nuestro equilibrio inmune y si se destruyen se desequilibra el sistema. Los antibioticos suelen matar todo lo que encuentran a su paso. Por ello el médico suele recetar tras la ingesta algún aporte vitamínico.
  4. Diarreas. Esta flora de bacterias buenas que tenemos en el intestino es la que nos ayuda a separar los alimentos para poder ser absorvidos. Si no hay bacterias no hay buena absorción intestinal y por tanto problemas intestinales.
  5. Candidiasis. Los antibióticos suelen alterar la microbiología vaginal, causando la aparición de la temida candidiasis, la cual tiende a reproducirse de manera incontrolable,causando la aparición de flujo espeso de color blanco y picazón.
  6. Intolerancias alimentarias. Debido a la destrucción de las bacterias que nos ayudan a digerir los alimentos. Como el cada vez más frecuente helicobacter pylori o la celiaquía.
  7. Daños en nuestros órganos vitales. Estos órganos actúan de filtros de nuestro cuerpo pudiendo llegar a dañarlos severamente por su uso excesivo.
  8. Estrés oxidativo y daño en el ADN. El Dr Sameer Kalghatgi ha investigado los efectos de antibióticos específicos para células de mamíferos. Observaron que producía estrés oxidativo en las células sanas y provocando daño a largo plazo en el ADN.

Los mejores antibióticos naturales.

Después de tener conocimiento de todo el daño que pueden llegar a producir vamos a contaros las mejores alternativas naturales.

Obviamente un caso clínico grave puede necesitar el uso de fármacos “poco saludables” pero no es saludable abusar de estos en cualquier enfermedad existiendo estas alternativas.

La mayoría de antibióticos naturales estimulan nuestro sistema inmune para que se ponga a trabajar. Pero también poseen características bactericidas, ativirales y antifúngicas. Lo mejor es que la mayoría podemos consumirlos en nuestra dieta previniéndonos al tiempo que nos alimentamos.

1.Aceite de orégano.

Investigado científicamente y ha resultado ser uno de los más potentes y efectivos antibióticos conocidos por el
hombre. Elimina una gran cantidad de bacterias usando una pequeña cantidad de aceite. Es muy efectivo contra hongos, parásitos y virus.

Puede ser usado tanto interna como externamente para evitar la infección de heridas o quemaduras. Existen numerosas variedades de orégano pero la mas efectiva es el llamado Origanum vulgare, u orégano sivestre.

El ingrediente activo que hace posible todo esto se llama carvacrol. En nuestra tienda os aconsejamos los que más carvacrol contienen que es lo que le da efectividad.

2. Miel de manuka.

De todos es conocido las propiedades antibióticas de la miel gracias a nuestras aliadas las abejas. Pero si tuvieramos que medir qué miel es más efectiva como antibiótico sin duda alguna sería la miel de makuna.

Esta miel es producida en Nueva Zelanda y las características de las flores que usan las abejas la hacen una tremendísima bactericida.

Según los estudios del Dr. Mercola la miel de manuka es eficaz contra más de 250 tipos diferentes de bacterias incluyendo helicobacter Pylori y Staphylococcus.

Se ha estudiado sus propiedades incluso en reducción de las bacterias responsables de la placa dental y las caries.

Es difícil de encontrar pero os hemos buscado en nuestra tienda los mejores precios.

3.Extracto de semillas de pomelo o toronja.

El extracto de semillas de toronja o GSE en inglés es un antibiótico natural muy eficaz en una gran cantidad de
agentes infecciosos comunes.

Se ha usado tradicionalmente para combatir enfermedades de la piel o verrugas.

Si es para vía cutanea la única advertencia a tener en cuenta es asegurarse que el compuesto que compremos no lleve hidroxibenceno difenol cuya salubridad es cuestionable. Mejor obtener un extracto natural sin aditivos o preparar un majado de semillas con pulpa y glicerina para aplicar sobre la piel.

Es muy importante al comprar el producto observar los mg del producto ya que esto determinará el poder activo. En nuestra tienda como siempre os aconsejamos el que nosotros usamos por su relación calidad-precio.

4.Ajo.

De todos los antibióticos naturales, el más disponible y no por eso menos efectivo es nuestro ajo. No sólo mata a los patógenos y las bacterias, sino también hongos y virus sin dañar la flora intestinal beneficiosa.

También es un poderoso desintoxicante de metales pesados pues contiene un “pegamento” que se adhiere a estos metales para luego ser arrastrados con las heces.

El ajo tiene propiedades antibacterianas, antifúngicas y antivirales, protege el ADN y actua como antioxidante. Protege del daño de las radiaciones solares, beneficia la digestión y promeve el crecimiento de la flora intestinal responsable de la salud de nuestro sistema inmune.

Si se utiliza como agente antibiótico se aconseja tomar una cabeza al día o realizar la cura tibetana del ajo de la que os hablamos en otro artículo.

5. Plata coloidal.

La plata coloidal requiere un artículo entero que podéis leer aquí. Se trata de un líquido con pequeísimas partículas de plata de alta pureza cargadas eléctricamente y sólo visibles en un microscopio.

Su alto poder bactericida hace que se use mucho en medicina natural como uno de los mejores antibióticos naturales disponibles.

Se ha demostrado que la plata coloidal mata ciertas bacterias, hongos y virus e incluso células tumorales.

También estimula el crecimiento de los huesos y promueve la curación de heridas, incluso en pacientes con serias quemaduras.

Ayuda asombrosamente a curar heridas y quemaduras pulverizando una pequeña cantidad sobre la herida.

También resulta muy efectivo tomar pequeñas gotas bajo la lengua como preventivo para estimular el sistema inmune en épocas de mucho estrés o trabajo.

Su poder también depende de su concentración  descrita en partes por millón (ppm). Aquí tenéis varios formatos.

6. Pimenta de cayena.

Aunque su nombre lo indique no es una variedad de pimienta, es una especie de pimiento rojo picante procedente de cayena, en la Guayana Francesa.

Contiene un ingrediente llamado capsaicina, el cual estimula la circulación y ayuda en la digestión por medio de la estimulación de la producción de saliva y enzimas digestivas. También induce al cerebro a producir endorfinas que son las hormonas que nos hacen sentir bien.

Es muy fuerte para usarlo directamente por lo que si se usa en la piel suele diluirse con otros aceites naturales como el de oliva, almendra o coco.

Es muy efectiva para la faringitis estreptocócica causada por una infección bacteriana que es muy común entre los niños y adolescentes.

7.Echinacea.

La echinacea es una planta herbácea utilizada como estimulante inmunitario potenciador de las defensas contra enfermedades infecciosas e infecciones víricas como gripes y catarros comunes.

También sirve para tratar infecciones del tracto urinario,herpes genital, infecciones vaginales por hongos, infecciones del torrente sanguíneo, enfermedad de las encías, amigdalitis, infecciones de estreptococos, etc.

Activa la formación de leucocitos que son las células sanguíneas  ejecutoras de la respuesta inmunitaria interviniendo así en la defensa del organismo contra sustancias extrañas o agentes infecciosos.

Mucha gente toma la echinacea cuando la enfermedad ya se ha desarrollado. Aunque también funcione os aconsejamos escuchar nuestro cuerpo. Nuestro organismo nos avisa antes de enfermar con ciertas sensaciones como cansancio, apatía, estrés permanente, etc..

En estos casos tomar equinacea estimulará nuestro sistema inmune y evitará lo que pueda venir casi con total seguridad.

También resulta muy efectiva la echinacea con otros componentes herbales como el tomillo a cuyas propiedades se unen la acción antiséptica.

También existen echinaceas con sabores naturales como naranja para dar a los niños.

Os invitamos a escuchar vuestro cuerpo, a tumbaros cada día en la noche unos minutos en silencio y escuchar que os dice. No habla con palabras pero sí con sensaciones. Aprender a interpretarlas nos da una ventaja muy grande para prevenir enfermedades.

Si os ha gustado el artículo os invitamos a compartirlo con vuestros seres queridos.

¡Las plantas nos cuidan! ¡Escucharse es salud!.

Share

Deja un comentario

− 7 = 1

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share