Ondas y campos elecromagnéticos, los tóxicos invisibles

En una sociedad cada vez más tecnológica nuestro hogar se ve rodeado de ondas y campos eléctricos, los tóxicos invisibles.

En este artículo vamos a contaros que son los campos electromagnéticos, cómo nos influyen y cómo podemos evitarlos para tener una buena salud.

Si eres escéptico al finalizar el artículo propondremos un sencillo experimento para ver como afectan estas ondas a la vida.

¿Que son los campos electromagnéticos?

Son espacios de electricidad y magnetismo que producen los aparatos eléctricos. Son invisibles al ojo humano pero son fácilmente medibles.

Estos campos se producen debido a la acumulación de cargas eléctricas que generan tanto los aparatos eléctricos como las conexiones electrónicas que nos rodean (cableado eléctrico). Cuanto mayor sea la tensión mayor es el campo que produce.

Os habéis preguntado alguna vez ¿porqué dormimos mejor en los pueblos o las playas que en las ciudades?

En las ciudades existen miles de campos electromagnéticos que interactuan constantemente con nosotros.

En las ciudades producen estos campos las antenas de televisión, estaciones de radio, antenas de telefonía, transformadores de corriente, cables de alta tensión, radares,  etc

Y en nuestro hogar todos los aparatos eléctricos que tenemos y los cables y ondas microondas y wifi. No hay más que conectar tu wifi y comprobar todas las ondas invisibles que llegan a tu casa.

Para comprobar estos campos existen unos aparatos llamados detectores EMF que nos indican la dimensión y carga electromagnética del campo en el que estemos inmersos.

¿cómo nos influyen?

En nuestro organismo se producen corrientes eléctricas minúsculas debido  a las reacciones químicas de nuestras funciones corporales. Los campos electromagnéticos interactuan directamente con nuestras pequeñas corrientes pudiendo alterar sutilmente los procesos naturales del organismo.

Como las ondas y campos no podemos verlos no sabemos hasta que punto nos afectan. Los que sí sabemos es que hay personas más sensibles que otras a estos campos. Entre los principales efectos encontrados están los siguientes:

  • Dolores de cabeza.
  • Estrés y nerviosismo.
  • Alteraciones en el comportamiento como ansiedad e insomnio.
  • Pérdida de memoria.
  • Alteración del ritmo cardíaco.
  • Desorientación
  • Vértigos.
  • Esterilidad.
  • Hipertensión.

¿Cómo evitarlos o minimizar su efecto?

Para reducir el riesgo de alterar el funcionamiento eléctrico de tu organismo vamos a proponeros varias soluciones.

  1. Intenta salir todos los días a respirar aire cerca de un parque o entorno natural. El cuerpo es muy inteligente y aprovecha esos instantes para eliminar todos los tóxicos que puede mediante el proceso respiratorio.
  2. Caminar descalzos ya que las suelas de goma nos aíslan de poder soltar todas estas cargas acumuladas.
  3. Tocar arboles o entrar en contacto con plantas durante al menos 15 minutos.
  4. Utilizar ropa de cama natural de lana de oveja y evitar los productos sintéticos
  5. Usar colchones de elementos naturales sin muelles y bases tapizadas de madera o materiales no metálicos.
  6. Adquirir productos protectores de ondas electromagnéticas como los protectores EMF .
  7. Desenchufar ,al menos  para dormir, aparatos eléctricos y generadores de wifi o colocar protectores wireless
  8. Usar pulseras de cobre o collares de orgonita para captar esa energía y transmutarla a través del metal en vez de el cuerpo.
  9. No utilizar microondas para calentar los alimentos. Está comprobado genera radiaciones que penetran en los alimentos que luego consumimos.
  10. Alejar y desenchufar aparatos eléctricos al dormir y colocar el móvil en modo avión.
  11. No usar monitores vigilia bebés ya que los bebés son extremadamente sensibles a estos aparatos que generan campos electromagnéticos potentes.

¿Eres escéptico?… te proponemos este experimento casero…

Para este experimento necesitamos 2 plantas naturales que sean de la misma especie y la que colocaremos en el mismo lugar con igual condiciones. Podéis comprar unas baratas para ello.
Cada día durante un mes herviremos agua en el microondas y la dejaremos enfriar en una botella a la que colocaremos una pegatina con la letra A.  Este agua la usaremos para regar la planta A que también colocaremos una pegatina o con la letra A para evitar errores.

La planta B la regaremos con la misma agua pero sin pasarla por el microondas y continuaremos el experimento hasta empezar a ver resultados.. Cuando veáis resultados dejar de regarla con esta agua y darle agua normal para que no se muera.

Así que ya sabes lo mismo ocurre con nuestro organismo…

Cuida el ambiente donde vives, llénalo de salud y estarás sano.

Ambientes limpios cuerpos sanos

 

Share

Deja un comentario

67 − = 62

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share