Tierras de diatomeas, un aliado desconocido.

¿Que son?

Las tierras de diatomeas o diatomita es una roca sedimentaria silícea formada por micro fósiles de diatomeas.

Las diatomeas son algas marinas unicelulares con un esqueleto silíceo. Estas plantas han formado parte de la ecología de la tierra desde tiempos prehistóricos, pero su especie todavía existe hoy en día tanto en aguas saladas y frías en todo el mundo.

Estas algas construían un pequeño caparazón a su alrededor y cuando morían quedaban depositados en el fondo de los océanos hace miles de años. Cuando las aguas retrocedieron esos caparazones se cubrieron y fosilizaron creando así este polvo de tiza de roca llamado tierra de diatomeas.

Este diminuto polvo de roca silícea se comporta como diminutas cuchillas que aniquilan parásitos, hongos y algunas bacterias.

Existen varios tipos de tierras de diatomeas, nosotros os vamos a hablar de las de uso humano alimenticio.

10 usos de las tierras de diatomeas de grado alimentario.

  1. Como aporte mineral. La tierra de diatomea es un material no tóxico, inerte  y totalmente inofensivo para el ser humano. Contiene hasta 15 minerales distintos como son el manganeso, magnesio, hierro, titanio, calcio y silicatos entre otros, siendo el más importante el Silicio. La escasez de silíco en el organismo está estrechamente relacionada con el envejecimiento y su déficit provoca decaimiento y cansancio.
  2. Como limpiador de cólon e intestinos. Por su gran eficacia combatiendo parásitos es perfecta para eliminar cualquier tipo de patógeno que conviva en nuestro intestino. Quienes las toman aseguran que desde que las toman, necesitan menos horas de sueño. Esto se debe a que al estar los intestinos limpios, los nutrientes pueden ser absorbidos en su totalidad y transportados al torrente sanguíneo, por lo que se tiene más energía y vitalidad.  En un colon sucio muchos nutrientes no se absorben nunca.
  3. Es una potente esponja natural de tóxicos. Cuando las tierras de diatomeas entran en el organismo tienen una capacidad de absorción de hasta 1000 veces su peso. Cuando entran en contacto con  bacterias, hongos, protozoos, virus, endotoxinas, pesticidas, residuos de medicamentos y metales pesados se adhieren a ellos provocando un arrastre o muerte en el caso de organismos vivos.
  4. Huesos y articulaciones más fuertes. El cuerpo no puede asimilar el calcio sin la presencia de silicio. Por lo que el aporte de calcio no tiene ningún sentido si tu organismo en ese momento no dispone de silicio. Y no sólo eso sino que un aporte de calcio sin disposición de silicio contribuye a la descalcificación ósea y a problemas de los tejidos conectivos del cuerpo. Por tanto el consumo de tierras de diatomeas acelera la sanación de fracturas y reduce la formación de callo en las fisuras.
  5. Piel más sana y radiante. La degeneración de la piel viene de la mano de una gran incapacidad de la retención de agua. El silício presente en las tierras de diatomeas ralentiza este proceso degenerativo de los tejidos. El colágeno está compuesto en gran parte de silicio. Ayuda a solucionar problemas cutáneos incluyendo picores, erupciones, acné, callos, verrugas, eczemas, quemaduras, sabañones, irritaciones, picaduras de insectos y calenturas. La ingesta regular de silicio en la dieta conserva una apariencia más joven gracias al colágeno.
  6. Silicio y el cerebro. Numerosos estudios demuestran la relación entre enfermedades neuronales y el consumo de metales pesados como el aluminio o el mercurio. El consumo de tierras de diatomeas ayuda a eliminar a través de la orina estos metales, evitando así posibles problemas neuronales y una mayor salud de nuestro cerebro.
  7. Acaba con el colesterol. Las tierras de diatomeas reducen el colesterol mediante la eliminación de la placa y el mantenimiento de venas y arterias más felxibles. También ayuda a regular la presión arterial.
  8. Acaba con los piojos de manera natural. Muy eficaz contra estos parásitos. Para ello pon una cucharada de tierras de diatomeas en un vaso de agua y aplicalo sobre el cabello de forma uniforme. Deja la aplicación durante 30 minutos y enjuaga el cabello.
  9. Dermatitis y hongos en la piel. Coloca una cucharada de tierras sobre un bol y añade agua poco a poco hasta formar una especie de barro. Aplica sobre la piel a modo de pomada hasta cubrir la zona afectada. Dejar secar 45 minutos y repetir el proceso 3 veces al día.
  10. Dientes y encías más sanos. El abundante silicio presente en las tierras de diatomeas endurece el esmalte preservando los dientes. También previene el sangrado de las encías y la acumulación de bacterias que provocan el sarro combatiendo también las inflamaciones.

Precauciones en su uso

Las tierras de diatomeas de uso alimentario son muy seguras ya que no pasan al torrente sanguíneo y son eliminadas con las heces arrastrando consigo toxinas y organismos dañinos para nuestra salud.

El único peligro que puede existir y cabe destacar es su uso inhalado. Si se inhalan por un tiempo prolongado pueden causar lesiones en los pulmones causando irritación e incluso silicosis pulmonar.

Asegúrate que son de uso alimentario ya que existen otras clases de tierras para uso animal o industrial.

En nuestra tienda os aconsejamos la que nosotros usamos y va genial.

Quitando esta precaución son infinitamente beneficiosas para la salud del organismo.

Uso de tierras de diatomeas

Basta con remover una cucharadita de café sobre un vaso de agua, leche de cereales o zumos e ingerir dos veces al día. Se recomienda tomar un descanso tras 15 días de uso.

 Nos alegra compartir con vosotros este maravilloso y milenario producto que ha venido a nuestras vidas para ayudarnos a tener una mejor salud !

Cuídate por dentro y lo notarás por fuera!

Share

Deja un comentario

+ 27 = 37

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Share